Saltar al contenido

Caro Sancho

Recuerdo mi pasi贸n por los animales desde que tengo uso de raz贸n. Los veranos en los Alpes, en casa de mis abuelos maternos, acentuaron a煤n m谩s mi amor por los animales. Rodeada de naturaleza, en un jard铆n con huerto y 谩rboles frutales, era frecuente encontrar animalitos perdidos o heridos: topos, erizos, p谩jaros, gatos, perros鈥 a todos los quer铆a salvar y cuidar.

Pero siempre he tenido debilidad por los perros y mis padres no me dejaron tener ninguno hasta los 18 a帽os. Entonces lleg贸 Blacky y despu茅s Browny y luego Toffy y Benny. Hace 4 a帽os, me tuve que despedir de Toffy tras casi 16 a帽os juntos. Su p茅rdida lleg贸 en un momento personal de por s铆 ya malo. As铆 que cuando sub铆 a la protectora a buscar a la que luego se convertir铆a en Bimba, estaba realmente desesperada. Siempre he dicho que todos mis perros me escogieron a m铆, ninguno lo escog铆 yo y Bimba no iba a ser menos. Nos encontramos porque ella estaba igual de rota que yo y nos necesit谩bamos la una a la otra. He amado a todos y cada uno de mis perros por igual, todos con su particular personalidad y car谩cter鈥 pero Bimba es un ser aparte, tenemos una conexi贸n muy especial y 煤nica.

Cuando conoc铆 a Sergio, una de las cosas que m谩s nos uni贸 fue una experiencia vital bastante similar en cuanto a nuestras infancias y adolescencia en contacto con la naturaleza y los animales. Hoy queremos compartir con vosotros una parte de nuestro amor por los animales en este blog, donde aportamos nuestros respectivos conocimientos y os proponemos art铆culos que pensamos son 煤tiles para el bienestar de nuestros perros.